Tag Archive: Ayuda humanitaria


[blip.tv ?posts_id=2618994&dest=54302]

Cuatro millones de colombianos han sido desplazados forzosamente. Descubra como ayudar a algunos de ellos

[blip.tv ?posts_id=2594724&dest=54302]

Desplazamiento forzoso en Colombia; El grupo Guerrillero ELN (Ej?rcito de Liberaci?n Nacional) asesin? a nueve Familiares de Leonor Montes, una mujer del Norte de Colombia en represalia por resistirse a la extorsi?n y para robar sus tierras.

This video was originally shared on blip.tv by Verbo Network with a Creative Commons Attribution 2.0 license.
Vivir sin sueloBogotá, Colombia, agosto 22 — Esteban Collazos, uno de los cuatro millones de desplazados de Colombia, a sus 66 años, ha tenido que recoger los cadáveres de víctimas de grupos armados desde que era un niño y sido forzado a abandonar su tierra en cuatro distintas ocasiones, trasladándose a diferentes provincias del sur y occidente colombianos.
El desplazamiento forzado sigue aumentando en Colombia a causa del rearme de grupos paramilitares supuestamente desmovilizados gracias a negociaciones con el gobierno desde el 2004, hoy existen cerca de 82 grupos paramilitares asesinando, torturando y sacando de sus tierras a inocentes en todo el país.
Aunque La gran mayoría de las personas obligadas a abandonar sus hogares violentamente en Colombia no tienen recursos para salir del país, se calcula que unas 500.000 personas han cruzado las fronteras escapando del conflicto; en Colombia el desplazamiento forzoso es un fenómeno interno.
De acuerdo a la agencia de la ONU para los refugiados ACNUR, Colombia tiene la mayor cifra de desplazados internos del hemisferio occidental, y la segunda población desplazada del mundo después de Sudán. Desde el 2008 el número de personas desplazadas se ha incrementado después de haber disminuido durante tres años.
Aunque La Agencia Presidencial para la Acción Social y la Cooperación Internacional insiste en que el desplazamiento ha disminuido, distintas entidades civiles como la consultoría para los derechos humanos y el desplazamiento  CODHES indican lo contrario; de acuerdo a esta organización entre el 2007 y el 2008 el desplazamiento aumentó un 24,7%, tendencia que se mantiene durante el 2009.
Esteban llegó huyendo a Bogotá hace seis meses, y lleva dos viviendo en un refugio junto a otras ciento cuarenta personas de todas partes del país. ¨Sé criar gallinas, cerdos, cultivar peces, sembrar maíz… como hace falta la tierrita” dice, solo quiere trabajar en el campo como lo ha hecho toda su vida, pero en Colombia, esto es cada vez más difícil, se calcula que seis millones de hectáreas  – sesenta mil km²-  han sido quitadas a los campesinos por los grupos armados, un área de dos veces el tamaño de Bélgica.
Esteban tuvo que recoger los cadáveres destrozados de sus 4 sobrinos de 18 años de edad en la zona de San José del Guaviare  al sur oriente de Colombia, los acribillaron por vender coca, no por el hecho de venderla, sino por venderla a un comprador y no a otro. El fuego cruzado es el principal problema de los campesinos; A lo largo de Colombia, operan simultáneamente  grupos guerrilleros y paramilitares combatiendo por el control de la zona.
Tal es el caso de una mujer procedente del municipio de Líbano, Tolima, al sur de país que escribe su historia reservando su nombre para no ponerse en peligro. Su familia era extorsionada por el Ejército Revolucionario del Pueblo, ERP, un grupo guerrillero; cuando su esposo decidió dejar de  pagar lo que  el ERP le exigía fue asesinado. Su hijo sostuvo la finca familiar, pero los paramilitares los sacaron de sus tierras diciendo que eran auxiliadores de la guerrilla por haber pagado las extorsiones. “Ahí sí que no entendí nada. ¿Cómo íbamos a andar auxiliando a los asesinos de mi esposo?”
Ante esta situación millones de colombianos han abandonado sus hogares en busca de un lugar donde su vida no esté en peligro por ayudar o no ayudar a algún grupo armado que entra a la fuerza a su hogar.
Las guerrillas colombianas se formaron en los años cincuenta como grupos revolucionarios marxistas que se oponían al poder gubernamental; con el tiempo, la guerra se convirtió en un modo de vida y con el auge del narcotráfico, en un negocio muy lucrativo. De la lucha política se pasó a la explotación de los campesinos con escusas revolucionarias. Los campesinos se armaron para defenderse, esto fue legal y apoyado por el gobierno hasta 1989, de esta forma se conformaron los grupos paramilitares. Pero pronto, aprovechando el poder armado, utilizaron sus armas de la misma forma que los guerrilleros y aterrorizaron a la población campesina para facilitar sus cultivos de estupefacientes y proyectos agroindustriales, robando las tierras  y obligando a los campesinos a trabajar para ellos, muchas veces en las mismas tierras que les han quitado.
Edwin Tapia, asesor regional de CODHES dice que a pesar de que se desmovilizaron algunas ramas armadas del paramilitarismo hace unos años, no se desintegraron sus componentes políticos y económicos “siempre hay un proyecto agroindustrial que puede ocasionar desplazamiento, pero se necesitan las condiciones para que esto ocurra”.  El rearme de los 82 grupos paramilitares hasta ahora identificados lleva cada vez a más campesinos buscar refugio en las capitales colombianas, a plena vista, pero invisibles para muchos.

Ayuda a las familias desplazadas comprando sus artesanías.

Comprando hamacas hechas por niños desplazados puede ayudar Comprando hamacas hechas porfamilias desplazados puede ayudar a sus familias a iniciar una nueva vida.

Cada hamaca tiene un costo de $25.000 pueden conseguirlas en el Alojamiento temporal para población desplazada de la Cra 16 # 17-43, o llamando a Gloria Patricia Henao, la madre de ocho niños que con este trabajo ayudan a sostener su familia al 3143399930, José Ruiz al 3107943834, Baudilio Rivera al 3102187865, Césa Barlanoa al 3173767630, los Hermanos Bercelí y Norberto Monroy al 3118759252; lo a través de este grupo, enviando mensajes y escribiendo en el muro.

Quedan treinta de las más de 140 familias desplazadas que antes acogía en el alojamiento temporal de la Cra 16 # 17- 43 viviendo aún bajo ese techo en el barrio Santa Fe. Hombres, mujeres, ancianos y niños que han llegado a Bogotá huyendo de la violencia y despojados de sus tierras y propiedades desde todas las regiones del país. El ejército, la guerrilla y grupos paramilitares han asesinado a sus seres amados y los han sacado de sus tierras. Ahora viven en una gran bodega y deben sobrevivir con subsidios de $ 90.000 mensuales por familia.

Reunidos forzosamente, el compartir un techo les ha dejado enseñanzas; una familia de Bucaramanga enseñó a otro habitantes del refugio a hacer hamacas que tejen en las largas jornadas de espera en que aguardan una respuesta del gobierno sobre la restitución de sus tierras y propiedades a la que tienen derecho legalmente; hay familias que llevan esperando más de seis meses. Si salen más de un día del refugio pierden el cupo quedando en la calle, por eso han encontrado formas de trabajar dentro de las paredes del alojamiento.

Mi nombre es Camilo Vásquez, tengo la oportunidad de servir de puente a estas familias que no tienen acceso a internet y por esta vía ayudar un poco a difundir su trabajo. Pueden contactarme al 2693889, al 3164712088 o escribiendo a hacerhistoria@gmail.com si necesitan más información o desean comprar hamacas pero no pueden contactarse directamente con el alojamiento para población desplazada.

Si tiene un negocio en que pueda vender las hamacas, o conoce alguien que lo tenga y esté dispuesto a ayudar, recuerde que el ayudar en el proyecto económico de una población vulnerable tiene ventajas como rebajas en impuestos y otros beneficios; además son productos económicos con los cuales puede realizar un buen negocio.
Ayúdenos a difundir el mensaje, Hoy más de 4´500.000 colombianos han sido desplazados forzosamente por el conflicto, nuestro país se desangra en una guerra que insistimos en ignorar; esta es una modesta forma de ayudar un poco, sin mucho esfuerzo, y no dar la espalda a quienes nos necesitan.

Únase al grupo en facebook e invite a sus contactos y amigos, no es una solución a la raíz del problema, pero es un inicio, y en el desamparo saber que hay alguien que se preocupa por ti, que no estás solo en un mundo que quiere desaparecerte o matarte en un tesoro incalculable.